Sentimiento de irrealidad





Y a veces, cuando el mundo que la rodeaba la ahogaba en una cacofonía de gritos y reproches, de requerimientos, de exigencias y de expectativas no satisfechas, horadando en ella con aquella daga de desasosiego cuyo filo tan bien conocía; huía de su propio cuerpo.

Y desde aquel plano distante y diferente al que se transportaba en esos instantes todo parecía irreal. Todo parecía envuelto en un aura mística y agobiante que la hacía dudar hasta de los hechos más irrefutables. La hacía cuestionarse la tangibilidad de su entorno, e incluso la suya propia. La hacía temer a sus propios sentidos, que parecían confabular con la intención de enloquecerla, de lograr que se perdiese en los rincones más oscuros de su psique y llegase a creer que de hecho su cordura se había esfumado. 

En aquel plano abstracto los temores engrandecían y las emociones le provocaban confusión y entumecimiento. Y cuando lloraba, desde aquella realidad figurada, las lágrimas brotaban como si rodasen por unas mejillas que no eran las suyas. Como si su calidez y su sabor salado fueran sólo una quimera, un artificio dentro del sueño de una mente revuelta. 

El corazón le latía deprisa, retumbándole en las sienes, ¿pero era acaso ese latido el suyo propio, estando ahora ella tan lejos del epicentro de su anatomía? La respiración se le aceleraba, y resonaba en sus oídos, lejana, alienígena. Y su mirada, finalmente, quedaba fija en la nada, mientras sus pupilas, inquietas, se deslizaban a lo largo del escenario que se presentaba ante sus ojos. 

Permanecía en silencio, incapaz de articular palabra mientras se buscaba a si misma dentro de aquel pecho, de aquellas piernas, de aquellos brazos, desesperada. 

Y cuando al fin se encontraba y despertaba de aquella fantasía angustiosa y onírica, respiraba hondo, varias veces, hasta marearse, hasta embriagarse con el mismísimo aire que la rodeaba. Estaba viva. Estaba presente. Seguía siendo ella. Y quizá siempre lo había sido, pero, ¿quién podía asegurárselo cuando la Irrealidad llegaba y se la llevaba con sus vientos arrebatadores? 

0 Response to Sentimiento de irrealidad

Publicar un comentario en la entrada